No importa cuanto te esfuerces por llevar la fiesta en paz. Siempre encontrarás a alguien que tiene.

No importa lo que intentes; ¡Para lograr un objetivo, no hay nada como contar con un buen equipo! y desgraciadamente -todos lo sabemos por experiencia-, ahí, es donde se nos cuela un “Esquesque”.

¿Quién es el Esquesque? Es aquel supuesto colaborador que siempre tiene un problema para cada solución, el que cada vez que le toca hacer algo, nos sale con una excusa... “Es que sucedió esto, es que no pude por aquello, es que, es que, es que...”

Buscándole el lado positivo, lo único bueno de este personaje es que, -por los problemas que ocasiona-, siempre está poniendo a prueba la capacidad del equipo para encontrar nuevas soluciones creativas y seguir adelante con sus sueños.

Tú, como líder del equipo, tienes la responsabilidad de identificar a tus “Esquesques” y actuar en consecuencia por el bien del equipo completo y del proyecto al que se encuentran avocados.

Para empezar (y suponiendo que tienes tus razones para seguir manteniendo a esta persona en tu equipo), enséñale que siempre es mejor decir “No puedo” que “No pude”, en el primer caso te da la oportunidad de corregir el plan de acción o encargar la tarea a alguien con mayor capacidad, en el segundo caso ya puede ser demasiado tarde para cualquier corrección.

En segundo lugar, pon reglas, tu “Esquesque” debe entender que todos sus actos tienen consecuencias para él mismo. Si alguien se da cuenta de que vez tras vez, se libera de toda responsabilidad gracias a sus excusas, se acostumbrará a que dar una excusa es suficiente para no cumplir con lo que se espera de él, y seguirá actuando irresponsablemente sin importarle como dañe al equipo o al proyecto.

Como líder, tus prioridades deben enfocarse en bien del equipo. No dejes que por una persona los demás pierdan la confianza en sí mismos y en cada uno de sus compañeros. El confiar en sí mismos no les garantiza el éxito, pero no hacerlo, si les garantiza el fracaso.

No te conviertas en el “Esquesque” de tus propios sueños, no te des excusas para no tomar acción y aplicar las soluciones. Sé honesto y reconoce de donde vienen los problemas que afectan a tu organización. ¿Alguien está buscando problemas a todas tus soluciones?, ¿Tu dejaste entrar a tu “Esquesque” o se coló sin que te dieras cuenta?, ¿Sabes cómo solucionar el problema sin crear otros peores?

Reconoce cuando es necesario capacitar a tu gente y a ti mismo. Usualmente los problemas que viene arrastrando tu equipo se generaron por una decisión equivocada y lo normal es que quien tomó esa decisión la va a defender -no porque sea buena o mala-, sino porque a nadie le gusta aceptar que se equivocó.

Es muy bueno escuchar una opinión externa, recuerda que; “los problemas no se resuelven usando el mismo tipo de pensamiento que los creó”, un asesor externo con el entrenamiento adecuado, puede verlos desde ángulos frescos y novedosos, simplemente porque no ha convivido con esos problemas desde que se crearon, ni tiene posiciones que defender, ni se ha ido adaptando a ellos mientras crecen.

Se dice que, si pones una rana en un recipiente con agua y la vas calentando gradualmente, morira cocinada porque se va adaptando al calor. Si pones otra rana en agua caliente brincará inmediatamente, porque viviendo de fuera puede sentir lo caliente del agua y buscará una solución para el problema y no un problema para la solución.

Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Google+ Icon

©2016 No Plan B.  All Rights Reserved  |  Powered by No Plan B